La locura Inc.

La locura

Madness

Últimamente, debido a la agenda que uno tiene que enfrentar cada día al mundo que unos ya llaman globalizado y otros “intentos de predominación transnacional incorporado a los Imperios-Estados” (no sé cómo abreviar eso) uno se pregunta de como puede el ser humano salir de tanta presión y avanzar hacia una nueva revolución de la cual ya este adherido el mismo y no solamente objetos materiales.

 Cuando uno se pierde en el empirismo de la vida, aprende tanto como leyendo con la única diferencia de que los escritos se actualizan cada un día y el empirismo cada 1 milésima de segundo. Opiniones de los jóvenes es que son ridículo leer es desacertado y con justificación se dice que los libros construyen mentes pero, ¿quien las llena? LA LOCURA. Dirían muchos que son las crisis las que dan al ser humano una segunda oportunidad y que es la perfecta oportunidad de salir adelante. Casi no se dudaría de su certeza pues grandes mentes así lo concluyeron: Karl Jaspers, filosofo recordaba y animaba al ser humano que las crisis son la mejor oportunidad para salir adelante pues se veía el verdadero valor del conocimiento y creatividad del hombre, totalmente contrario a lo que su par Nietzsche decía unas décadas atrás. A esto también y con humor irreverente el futurista H.G. Wells decía en su obra “Maquina del Tiempo”: La crisis de hoy es el chiste del mañana. Es decir, quien hoy supere su crisis mañana estará riéndose de la misma. Y para dar terminado el apoyo a la crisis con la versión marxista de la crisis: mientras más se sobre acumule el capital, mayor es la crisis. En palabras más simple: Problema: Crisis; Causa: mono causal (el capital).

 Pero, ¿por qué algunos apoyan que la locura hizo los verdaderos cambios y revoluciones? Por algunas simples razones. Y a esta añado por ejemplo al humanista Erasmo de Rotterdam con su espectacular y único libro dedicado a Tomas Moro, “Elogio de la locura” que es una salida neutral a la crisis del humanismo-renacentista de la época; una salida loca (por llamarlo así) satirizando la escolástica de la época y poniendo en jaque tanto a las autoridades de arriba como las de abajo. La Inquisición que no gozaba de mucho sentido del humor no solo persiguió esta obra sino también la graciosísima obra “Gargantua y Pantagruel” de Francisco Rebeláis donde un voluminoso ser humano adquiere pensamientos pantagruélicos para hacernos reflexionar y reir con la locura. Aunque los gritos de Erasmo y Rabelais sobre un cambio a traves de la locura nunca fueron escuchados, en el siglo XVIII aparecio la forma mas divertida de burlarse: con una Enciclopedia. Quince volumenes dedicados al pensamiento humano que queria un cambio pero hablamos de un cambio de verdad y no a medias. Un cambio que exigia acabar con todo y empezar de nuevo. Diderot, Montesquieu, Voltaire (mi favorito) y muchos mas. “Los bastardos” de Voltaire es la muestra mas irreverente de que el ser humano esta siendo pisoteado desde todos los ojos que lo analizan y luego, mas venenoso, agrego su “Candido” haciendo de Leipzig y su teoria del optimismo un objeto de risa similar a los analisis de Zuñy Castiñeira sobre la Guerra Mundial.

 Eran pocos los que remaban el Titanic y el barco del cambio a traves de la locura parecio detenerse hasta que en el Siglo XIX apareció “El diccionario de Diablo” (1911) de Ambrosio Bierce que le pego durisimo a toda la sociedad con el humor acido que necesitabamos y dio un puntapie para que la sociedad se ponga a reflexionar. Luego las voces se apagaron definitivamente hasta mediados de los 70 cuando varios autores empezaron a publicar locuras sanas; temo que la dictadura no poseia sentido del humor y los mando al exilio a todos donde igualmente se salieron con la suya. Principalmente el Diccionario sobresalio en todo ello: Diccionario de la Cojudez, Diccionario del Chulo argentino, Guía del idiota globalizado entre otras obras que puedo recordar haberlos visto. No olvido a los nacionales que de la mano del irreverente Julio Cesar Chávez, corresponsal de United Press pudo lanzar la famosa “Carta del Mariscal del Aire” que le costo el exilio en EE.UU y que luego le seguiria el Toto Acosta con su Constitución Nacional que se burlaba con un humor juridico de la dictadura de Stroessner; Helio Vera siguió el camino con “Diccionario contrera o del Paraguayo Estreñido”.

Pues, aqui basado donde los grandes pusieron sus marcas de locuras ocurrieron los verdaderos cambios. La crisis no implica que la imaginación sea la impulsora del cambio, sino que da la mano a alguien mas fuerte: LA LOCURA. Solamente la locura nos puede volver a salvar.  Ya decía el refrán: Cuanto mas locos coincidan, mas normales seran. Nos faltas mas locos para poder superar esta crisis y somos pocos.

 Locos del mundo, uníos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s