Terminé la facultad y creo que no gané

Hoy puedo decir con satisfacción que he culminado la vida de un universitario que termina la primera etapa de la vida (licenciatura) académica superior y durante mucho tiempo me pregunté que se sentiría vivir lo que hoy estoy sintiendo. Muchas personas me decían que era simplemente más de lo mismo pero con el equiparado de que tenías un cartón en mano, pagabas tus deudas y debías empezar a buscar un título más alto, mínimo pensar en un masterado.

Los primeros tiempos yo simplemente decía que el título de licenciado me ayudaría pues me sacaría o me daría un empujón bastante certero en mi vida profesional. Lastimosamente, hoy estoy enfrentando otra realidad.

¿A que nos enfrentamos?

Si alguien no tuvo la oportunidad de ver la fantástica presentación de Sir Ken Robinson sobre la educación ahora puede hacerlo y recomiendo hacerlo. Robinson dedicó su vida a entender y desafiar los actuales paradigmas de la educación y avisó algo que cada uno de nosotros, los graduados, estamos sintiendo: el título no es nada.

Pero no significa que el título en sí no sea nada por falta de salida laboral o similares, es simplemente porque estamos en el proceso de una crisis de educación como nunca antes vista; hoy, llegar a un Doctorado es el equivalente a conseguir una licenciatura hace unos 30 años pero es porque el sistema educativo ya no responde a las necesidades de hoy; es porque la universidad se convirtió en un objeto opcional de estudio y porque quien no ha cursado la facultad y si lo hizo lo abandonó tiene chances similares de conseguir (la mayoría de los egresados prematuros son emprendedores) un empleo como el que tiene un título, incluso a veces terminas trabajando para él.

EXTRA: Atende la crisis de la deuda estudiantil en los Estados Unidos relatada en Last Week Tonight. (Sólo hay en inglés, no hay con subtítulos)

No en vano, hay una historia del compañero de clases de Bill Gates quien terminó la facultad con honores y él siendo CEO de Microsoft y egresado prematuro, contrata a este ingeniero. ¿Que es lo que pasa? Esa no es la pregunta correcta, la correcta sería: ¿Que esta pasando?

En Paraguay hay una doble decepción; entre el 2006 y 2011 hubo un total de inscriptos de 915256 alumnos en todas las facultades y universidades del país pero de dicho número sólo hubo 71037 (es el 5% del total) egresados en los mismos años. ¿Que pasó con los 844219 estudiantes? Abandonaron, tuvieron otras responsabilidades, se dejaron estar, emprendieron una empresa (muy pocos casos), se atascaron con la tesis y puedo dar un sin número de razones pero también hay una más que es la determinante en este caso el cual es la falta de salida laboral, consecuencia de lo que estaba Sir Ken Robinson hablando: la crisis educativa, la no-garantía del título universitario por un trabajo pero así también en muchos casos, tenerlo no significa un escalón más sino menos.

Foto de Andree Ludtke. Licencia CC. Flickr.com

Las empresas en nuestro país, son muy pocas quienes promocionan el trabajo compartido con el estudio, la mayoría son de tiempo completo y no incentivan a los universitarios; otro caso muy conocido es que un egresado no tiene valoración extra o valor agregado, es exactamente igual a una persona que no lo tiene en todos los aspectos. Esta bien, no hay que discriminar a la persona sin estudios pero, ¿no es por ello que cursé una carrera? ¿Para ganar ese valor agregado? A esto debo añadir que Paraguay es un país abrazado con el amiguismo donde si sos cuate del jefe, olvídate de la mala vida; es más, muchos casos se presentan (tanto en la función pública y privada) que ingresan personas sin preparación académica requerida excluyendo abiertamente a quienes la tienen. “Va a aprender en el camino” es la excusa para el amiguismo.

¿Carreras saturadas?

Sí, las hay; las ciencias duras tiene una gran demanda en todos los niveles y estratos de empleo pero la mayoría de los universitarios eligen Ciencias Sociales; si bien vemos que muchas empresas ya reclutan en el campus a muchos jóvenes que siguen una carrera relacionada con las matemáticas, ciencias naturales y exactas, en otras facultades como la de Derecho, la carrera esta saturada de profesionales que terminan la carrera para ir a un call-center; no desprestigio el trabajo en absoluto pero cuando uno termina la carrera que eligió espera por lo menos levantar un poco más el estatus laboral. Pero la regla general es que si bien las ciencias duras también son demandadas, tampoco hay un campo laboral abierto.

Entre elegir una carrera y comparte un auto por ejemplo, o bien tu casa. Si vas a ir a una universidad privada como yo te recomiendo pienses lo siguiente: en mi caso particular, SÓLO en gastos administrativos de la facultad he gastado casi 25 millones de Guaraníes (un poco más de USD 5000) pudiendo bien haber usado dicho dinero para pagar una casa, un auto o bien abrir una empresa y ni hablo de los gastos secundarios que van desde libro, pasaje al bus o combustible para el vehículo hasta un lápiz o papel y ni mencionemos la bendita tesis que en mi caso ADMINISTRATIVAMENTE me costó PYG 3000000 (USD 640); el resto dejo en su imaginación.

¿Que conclusión podemos llegar con todo esto? La educación hoy ya no es una garantía de progreso personal, mucho menos con la crisis mencionada anteriormente y menos con un mercado laboral subdesarrollado como el que tenemos en nuestro país donde el salario mínimo es el factor común entre un egresado y un no-egresado.

¿Tiene una solución? Por supuesto que sí. Solo la muerte no tiene solución. En economía, distintos papers que estuve investigando últimamente resaltan una falta de estudio mucho más próximo y por ende también el incentivo correspondiente al emprendedurismo; ¿que es esto? Es alentar a las personas a crear cosas desde el punto que más le parezca interesante.

Desde la informática alentando la creación de tecnologías que faciliten la vida diaria, desde el derecho promoviendo nuevas maneras de encarar las acciones judiciales en el siglo XXI; desde las Relaciones Internacionales intentando comprender cada día más los movimientos globales. Es decir, hacer algo que te guste.

Pero este emprendedurismo no nace solo, nace en la educación (y volvemos al trigo) donde en el caso de mi país pongo el ejemplo que las escuelas y colegios preparan a los estudiantes para el examen de ingreso de la facultad, en la facultad te obligan a leer libros, folletos y resúmenes los cuales tenes que “saber de memoria” para el examen; ¡ay! de aquel que ose realizar una actividad extra-curricular y encima en el horario de un profesor que lo único que quiere es dar su clase, firmar su carpeta y esperar fin de mes para cobrar su asqueroso y pobre sueldo, inmerecido para profesores que quieren dedicarse a la docencia.

Pero el enemigo más mortal del emprendedurismo no es tanto el profesor sino el alumno que se le enseño a repetir sabiamente lo que dice el libro y el profesor; ve con desprecio cualquier actividad académica que pueda influir en dicho sistema. Emprender algo significa el desarrollo, producción, ejecución y evaluación de una idea; eso nosotros como graduados debemos tener el sagrado honor de decirlo pero se que mucho a partir de aquí ya estarán felices con su título y jamás volverán a pisar una institución educativa salvo que tenga un hijo/a que este en el colegio pero hasta ahí.

No desanimo a nadie con estas palabras, todo lo contrario, podemos trabajar para solucionarlo y de nuevo repito: lo único que no tiene solución es la muerte, el resto podemos arreglarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s