Los ladrones de la cultura

Nada mejor que el sueño para engendrar el porvenir. La utopía de hoy es carne y hueso mañana.

Victor Hugo, Los miserables

Hace unos días, al conductor y periodista Juan Carlos “Clari” Arias le habían robado algunas cosas personales. Dinero, algo de vestimenta y su Kindle.

Para quienes no conozcan, el Kindle es un libro electrónico de la compañía Amazon, el cual tenes la facilidad de cargar libros que se encuentra a la venta en su tienda online a un costo bajísimo.

Clari anunció lo siguiente:

El ladrón de mi Kindle intentó comprar de la tienda de Amazon un libro con mi tarjeta de crédito. (…) Que vergüenza porque sabe que el objeto es robado, encima comprando Oscar Wilde.

Tenemos diferencias en cuanto a los gustos literarios, de eso no hay dudas pero en el fondo de mi ser, creo que Clari está actuando mal, es más, el debe sentirse orgulloso porque el ladrón quiere mejorar su cultura. Déjenme graficar esto.

Ladrón de libros

¿Ustedes se imaginan? Es cierto, empezar con Oscar Wilde quizás no sea la mejor manera de aprovechar tu Kindle, quizás debió haber comprado algo más liviano a los gustos; Yo Robot de Isaac Asimov puede caerle bien, puede buscar reírse con Cándido de Voltaire, que empiece a reflexionar sobre la hipocresía con Tartufo, pensar mucho más allá con la colección de libros de Borges o sumergirse en la metafísica de Murakami. Estamos hablando de un ladrón que utiliza el aparato robado no para lucrar solamente, sino para un propósito mucho más allá de su acción misma: busca construir cultura en sí.

A_Thief_Catcher

Está, por supuesto, el detalle de la tarjeta robada. Podemos también sugerir que busque literatura de dominio publico para que deje de usar dinero ajeno. Las sátiras de Horacio le sacará una sonrisa siempre, está Don Quijote de la Mancha disponible con muchísimas aventuras, puede reflexionar incluso sobre su profesión en Los Miserables de Victor Hugo, donde el joven Veljan (el ladrón) cambia de vida para bien.

¿Quién sabe? Incluso Clari Arias puede convertirse en algo similar a un Obispo Myriel que con sus pérdidas, construirá culturalmente a una nueva persona que dejará de hurtar.

Yo también he sufrido una pérdida de un Kindle y sé que por lo que está pasando pero nunca me he planteado esta oportunidad, tal vez también yo soy un benefactor. Sé que estoy soñando pero déjenme hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s